LA DIRECTORA

LA DIRECTORA

LA DIRECTORA

Rosalind Bain (GB) es una versátil directora y productora de series con amplia experiencia en rodajes en casa y en el extranjero, en una extensa gama de documentales de entretenimiento, programas de viajes, historia, ciencias, localizaciones remotas, archivo y documentación de la actualidad para ITV, Canales 4 i 5, BBC, Nat Geo y Netflix. Acostumbrada a actuar en entornos hostiles, con habilidades periodísticas y grandes dotes como narradora audiovisual.

Las películas recientes incluyen un largometraje documental para Discovery Science Cleopatra, Sexo, mentiras y secretos y la serie `Producción para Viceland Cómo robar un banco. “Los señores de la droga: Pablo Escobar” y “Los señores de la droga: El Cártel de Cali” para las producciones de Netflix ITN; “Historia secreta del vino de Shiraz” para la BBC World y Persian BBC (2016), una película que narra los orígenes del vino y en particular de la variedad Shiraz. Filmado en diversos paises, incluyendo Georgia, Hungría, Francia y los EE.UU.; “Ross Kemp: mundos extremos” para Freshwater Films Sky, un documental sobre la caza furtiva de elefantes en Mozambique, filmado en el remoto desierto de la reserva de Niassa; “Primal Survivor Icon Films” para National Geographic filmado en su ubicación en el Sáhara y “Recordando las masacres armenias” para la BBC Worldwide, documental en que la periodista Lara Potrossians vuelve a Turquía en un viaje personal para conocer a su abuelo armenio y lo que queda de su cultura; entre otros.

Ha recibido muchos premios, como el BMA al mejor programa de ciencias, la mejor periodista de divulgación de historias de negocios para la televisión en 2004 y la mejor campaña de contenido de marca 2016. Su trabajo como productora de Staff Four News, especializada en asuntos extranjeros y áreas de conflicto y, en particular, “Taliban: informes de Afganistán con Saira Shah” que ganaron el premio Amnistía Internacional.

LA VISIÓN DE LA DIRECTORA

La película que presentamos ofrece al espectador una experiencia emocional única en torno a un tema universal: el drama humano entre la visión egoísta de las cosas y el otro, mucho más altruista y rotundo donde nos salimos de nuestro personaje para acercarnos al "otro". Y más que eso: como indica la cita de Jung, que abre y cierra la película, el discurso expone que esta lucha entre la luz y la sombra forma parte intrínseca de la naturaleza humana, y que, si queremos desarrollarnos con serenidad, debemos aceptarla.

En este sentido, las frases finales de Jordi Raich resumen de manera excepcional la tesis defendida por el documental: si queremos resolver nuestros problemas, no podemos recurrir a una simplificación maniquea. La realidad es compleja y es necesario un esfuerzo extraordinario para afrontarla con eficacia.

Este tema universal es tanto más relevante cuanto que se concreta en la figura de los "negociadores", y tanto más en la actualidad, cuando la inmediatez de la información y la banalización de la violencia dificultan la comprensión de lo que sucede a nuestro alrededor.

Nuestro discurso aborda el tema desde posiciones morales, estéticas, filosóficas y políticas; dando voz a todas las partes sin descuidar nuestro propio posicionamiento.

"El negociador" es, ante todo, como he mencionado, una experiencia emocional que busca aprovechar al máximo lo que dice en la sala. Es esta experiencia única que nos brinda el cine: estar en la oscuridad de un gran espacio para que toda la atención de nuestros sentidos se centre en la pantalla; una experiencia que es a la vez privada y colectiva, ya que asistimos a la proyección solos, pero a la vez acompañados, compartiendo el espacio con desconocidos, pero sobre todo compartiendo la experiencia porque sabemos que nuestros anónimos compañeros pensarán y sentirán lo mismo que nosotros.

Rosalind Bain

EL TEMA Y LA INTENCIÓN DEL DIRECTOR

EL TEMA Y LA INTENCIÓN DEL DIRECTOR

EL TEMA Y LA INTENCIÓN

La película muestra la frecuencia con la que en situaciones de conflicto (cualquier tipo de conflicto) somos capaces de abandonar nuestro papel, lo que nos impide entender o estar de acuerdo con el que estamos enfrentando y que muy a menudo consideramos como nuestro enemigo.

Esto también lleva a situaciones en las que la mercantilización del ser humano llega a extremos, como en la violencia endémica que asola a México.

En este sentido, es encomiable la actitud de las ONG como el CICR, que no toman partido por ninguna de las partes, ayudando a resolver los conflictos desde la más estricta neutralidad, como en Noruega, país que lleva décadas esforzándose en estas funciones.

La presencia de terceros como mediadores puede ayudarnos a superar la desconfianza y los temores y a superar la situación para establecer acuerdos ad hoc, pero también a mejorarnos a nosotros mismos como individuos y a aumentar la confianza entre grupos. Es evidente que este equilibrio sigue siendo inestable, como vimos en el referéndum de paz en Colombia.

Como lo indica el título de la cita inicial y final de la película de Carl Gustav Jung, nuestro documental explora cómo este conflicto entre el malentendido y el acuerdo está arraigado en la naturaleza humana, tan fuertemente que puede ser imposible erradicarlo. Considero que el título no sólo ilustra la tesis que estoy presentando, sino que también ofrece un "código de lectura" de la película.

Es importante recordar que el mensaje que queremos transmitir es positivo, pero no maniqueo: nuestra voluntad (la mía y la de los productores) es transmitir que la simple aceptación de esta condición humana (con todas las contradicciones, luces y sombras que implica) puede hacernos mejores.

El discurso (en el que queremos dar voz a todas las partes), se centra especialmente en el trabajo de aquellas personas e instituciones que son capaces de tomar distancia, escuchar a todos y buscar el punto común de los problemas. La tarea de negociador no es fácil, y exige costes muy elevados a nivel personal para todos aquellos que, por cualquier motivo, han emprendido este camino profesional y vital.

El documental es una invitación a conocer este drama humano, y también a una reflexión íntima de nuestra propia actitud en el día a día.

Mi intención no es sólo mostrar una realidad generalmente desconocida (la propia naturaleza de la obra requiere la máxima discreción), sino también incidir en ella, sacudiendo a los espectadores, en el sentido de que se sientan llamados a convertirse en negociadores de sus propias vidas.

PUNTO DE VISTA

En cuanto a la escritura del tratamiento, el proyecto propone una lectura de varias capas. No se trata sólo de exponer los hechos, ni de representar o hacer visible un acontecimiento actual que muy a menudo se oculta a los ojos de la comunidad internacional. (Las llamadas "guerras invisibles", o la aceptación como normalidad de los conflictos que se empantanan en el tiempo).

Creo que una obra debe ofrecer múltiples lecturas, como capas que se complementan y enriquecen mutuamente. Por ello, además del elemento documental, me ocuparé de otro elemento de carácter más psicológico e incluso mítico (con un punto de vista cercano al del psicólogo suizo al que nos referimos).

Como detallaré más adelante, mi intervención se basa en un cuidado particular del montaje, un momento en el que pude jugar con el audio y el vídeo para que se estableciera un diálogo y una discusión entre ellos.

El testimonio es importante, pero a la hora de hacer un documental, aunque sea necesario, también es insuficiente.

De ahí la necesidad de articular un discurso y, por tanto, el orden no cronológico de los acontecimientos.

Como ya he dicho, y que voy a detallar en los siguientes párrafos, el material filmado es la arcilla con la que daré forma al documental final, más rico y complejo que la suma de sus partes.

Nota final sobre el punto de vista. Quiero explicar que aunque conozco y utilizo el aparato teórico de Joseph Campbell, no pretendo limitarme a él.

El modelo comúnmente llamado "el viaje del héroe" es insuficiente para construir esta polifonía sobre el conflicto y la negociación. Limitarme a este modelo podría hacerme caer en la hagiografía. Nada más lejos de mi objetivo. Pude comprobarlo en la fase de documentación y preproducción del documental, el trabajo de negociación, aunque realizado por individuos, es en definitiva un trabajo colectivo.

“El documental es una invitación a conocer este drama humano, y también a una reflexión íntima de nuestra propia actitud en el día a día.”
© 2020 The Negotiatorfiles